martes, 15 de agosto de 2017

Tú no eres como otras madres, Du bist nicht so wie andre Mütter Angelica Schrobsdorff

Resultado de imagen de tú no eres como otras madresSeguimos disfrutando del verano y me decido por una novela mediática, es decir, una novela que viene avalada por la crítica y el público, incluso se ha vendido. A veces las editoriales hacen un enorme esfuerzo por hacerse con los derechos de tal o cual novela y, claro, han de intentar sacarle un rédito razonable. Cuando esto pasa existe un ejército mediático de críticos, articulistas y escribas que anuncian la buena nueva como si de un nuevo Quijote se tratara e, incluso, hacen sesudos análisis que pretenden elevar a obra de arte un ejercicio de escritura. Si nos fijamos lo que pasa con aquellos que no son escritores y se lanzan a la aventura, las críticas suelen decirnos que es una revelación, un talento oculto o cualquier otra ocurrencia, en el ínterin, ha vendido un montón de obras y ya hemos caído en las redes.

jueves, 10 de agosto de 2017

Cuestión de fe, A Question of Belief, Donna leon



Resultado de imagen de cuestion de fe donna leonEs llegar a ciertas épocas del año en que estoy más cansado y necesito descansar y vuelvo a mis clásicos del relax y el encefalograma plano, a mis personajes favoritos y a mis novelas de descanso. Desde luego si lo que uno quiere en verano es descansar y leer a la orilla de la playa, no hay mejor regalo que una novela de la serie Brunetti. Vamos a ver, la anterior novela de la que os he hablado, la de Barnes, es una novela, un ejercicio artístico en que el lector debe adentrarse en la psicología del personaje y entender sus frustraciones y contradicciones; debe gozar o padecer, según se mire, con la escritura, es literatura, hecho ficcional por excelencia. Sin embargo leer es también disfrutar de la trama, de los momentos conocidos, de los personajes que no te sobresaltan.

martes, 8 de agosto de 2017

El ruido del tiempo, The Noise of Time Julian Barnes



Resultado de imagen de el ruido del tiempoHace tiempo que no entraba en el blog, no porque no tenga ganas, las tengo, sino porque tanto escribir, tanto leer no me dejan tiempo para respirar lo que me gusta, la literatura, no tanto como crítico, he escrito y conferenciado sobre el canon y Chirbes, ergo algo de felicidad me queda, sino como lector, como letra herido, como parásito de las letras. Leo, no se puede vivir sin leer, no nos engañemos, podemos vivir en un sofá viendo diez horas de televisión diaria, claro, comer, cagar y dormir, si podemos después de la ausencia de ejercicio físico, sin embargo siempre he pensado que eso no es vivir, es pasar, es deambular en silencio por un mundo, por otra parte, lleno de ruidos y desconciertos.

miércoles, 12 de julio de 2017

Los disparos del cazador, Rafael Chribes

Resultado de imagen de los disparos del cazador chirbesHoy tengo una sensación rara. Es de las contadas ocasiones en que he abordado la figura de una autor y su obra, claro, de una manera más integral leyendo, una tras otra, sus novelas o escritos. La sensación, como os digo, es extraña, porque observas con una perspectiva nueva la dimensión y la capacidad escritora del autor. No es lo mismo leer que leer en profundidad que diría Cassany, y tampoco es lo mismo leer que leer con la perspectiva que te da el acercarte a una obra entendida como un todo. Chirbes, en alguna entrevista, ha reconocido que su obra es una única obra, posiblemente una búsqueda de reivindicar la voz de los que han sido silenciados tras una transición, en su perspectiva, de silencios y olvidos conscientes. Esto, que podría ser cierto, no es del todo verdad.